Categories
GRATIS Muestra de escritura

#GRATIS precuela de Una vez psiquiatra… y nueva portada.

Hola a todos:

Como os había prometido, voy a compartir la precuela de Una vez psiquiatra… mi colección de tres historias protagonizadas por Mary Miller, una psiquiatra y escritora, que he incluído dentro de la categoría del thriller psicológico, aunque las historias son bastante diferentes.

En la precuela descubrimos cómo Mary Miller se vio mezclada en el tipo de casos que luego forman una buena parte de su vida. El caso es el de un escritor que se ve obligado a defenderse de un fan/chiflado,  que lo acosa… ¿O no?

Ah, y Ernesto Valdés ha creado una portada espectacular. Así que, sin más bla, bla…

Una vez psiquiatra. Los inicios. Olga Núñez Miret. Portada de Ernesto Valdés
Una vez psiquiatra. Los inicios. Olga Núñez Miret. Portada de Ernesto Valdés

Y aquí está el primer capítulo (es un borrador…)

1.     La crisis

—¡Fue terrible! Te lo digo de verdad, Phil. ¡Una vergüenza! ¡El pobre tío estaba abriéndome su corazón y su alma, y yo ni siquiera le estaba escuchando! ¿Qué tipo de psiquiatra soy yo? ¿Dónde está mi empatía? Una de las profesiones que se cuida de los demás. ¡Ja! ¡Ni siquiera nos importa lo que nos dicen!

—Vamos, Mary. No te lo tomes así. Era de madrugada y llevabas trabajando todo el día —. Phil aprovechó que Mary había tenido que pararse a recobrar el aliento e intentó ofrecerle su punto de vista. No era abogado y la voz del raciocinio por nada. Su amiga Mary, normalmente tranquila y con la cabeza en su sitio, estaba descontrolada. Sí, era cierto que tenía un trabajo estresante, ya que trabajaba de psiquiatra internista residente en un hospital grande. Pero llevaba tiempo en formación y normalmente no se tomaba las cosas tan a la tremenda.

—Eso no es culpa suya. Joder, el tío estaba hablando de su vida, contándome que su novia le había dejado, que se estaba planteando suicidarse y yo… estaba en babia. No tengo la menor idea de lo que me dijo.

—No pasó nada. Le diste un buen consejo y evidentemente debiste oír más que suficiente. Probablemente solo desconectaste unos segundos. Y le proporcionaste lo que necesitaba.

—¿Cómo? Quería alguien que le escuchara. ¡Y yo no le estaba escuchando!

Phil se dio cuenta de que dijera lo que dijera lo más probable era que solo iba a conseguir empeorar las cosas, y decidió dejar que Mary se desahogara. Se le agotarían las pilas dentro de poco. Con un poco de suerte.

Ella dejó de hablar después de unos cuantos minutos más de lamentarse de su falta de empatía. Phil decidió que podía arriesgarse a intervenir de nuevo.

—¿Por qué no…?

—Es un timo, —ella le interrumpió. — ¿Te acuerdas de aquella película que se llamaba House of Games (Casa de juegos)?

—¿La que iba de una psiquiatra y unos timadores? ¿De David Mamet, no?

—Sí, justamente esa. Me estoy planteando que tenía razón. Montamos una escenita, una actuación y mientras seamos buenos actores, profesionales, tengamos el atrezo y sepamos usar la jerga apropiada,  colará.

—Si lo miras así, supongo que todas las profesiones son un timo— dijo Phil.

—Quizás. Pero la mayoría no van por ahí moralizando y diciéndole a los demás lo que tienen que hacer.

Phil estaba a punto de contradecir a Mary, pero se dio cuenta de que ella se estaba calmando y sería mejor probar una táctica diferente.

—Te deben tocar vacaciones dentro de poco, Mary. ¿Por qué no vienes a visitarme y pasar algo de tiempo conmigo? Podrías acompañarme al trabajo. Así podrías distanciarte un poco y comprobar cómo se ven las cosas desde dentro de otra organización.

—¿No se opondrán los de tu bufete de abogados? ¿Confidencialidad y todo eso?

—Yo respondo por ti. Y estoy seguro de que podría convencerlos de que tenerte de ‘asesora’ con nosotros nos podría ser muy útil. Para darnos una perspectiva distinta. Especialmente si no les cobras por el servicio.

—Me estoy empezando a preguntar si no tendrás un caso para el que quieras mi opinión, y mi llamada ha resultado ser la excusa perfecta— dijo Mary, en un tono de voz más animado.

—Tienes una mente que sospecha de todo, querida Mary.

—Cuando eso me lo dice un abogado, es para preocuparse.

Phil estaba acostumbrado a que la gente hiciera chistes y dijera cosas nada agradables sobre los abogados. Él trabajaba en algunos casos gratuitamente, pero no se hacía grandes ilusiones ni creía que fuera a cambiar la sociedad ejerciendo su profesión. Pero aun así le resultaba interesante.

—Así que, ¿qué me dices? ¿Te vienes a pasar unos días conmigo?

Mary se quedó callada unos segundos. Finalmente dijo:

—¿No vendré a estorbar?

—¿A estorbar? ¿Qué quieres decir?

—Estás soltero, bueno, divorciado, y eres un tío. ¿No hay ninguna mujer en tu vida ahora mismo?

—Ya sabes que aún me estoy recobrando de mi divorcio—. Phil intentó sonar tan sincero como le fue posible. El detector de chorradas de Mary era ultra-sensitivo.

—¡Ja! ¡Eso tiene gracia! Nunca te he visto llorar, ni siquiera estar triste por culpa de tu fallido matrimonio. Nunca llegué a entender por qué te casaste con Iris.

—Hombre… Estaba buena.

—Ya, vale, pero aparte de eso… No estaba a tu nivel intelectual, Phil. Y la enviaste a casa de tu madre tan pronto como volviste a estudiar a la facultad de derecho. Yo diría que la cantidad de veces que la viste en los tres meses que duró vuestro matrimonio se pueden contar con los dedos de una mano, y no exagero. Estoy segura de que me viste a mí más a menudo de lo que la viste a ella.

—Quizás si hubieras jugado bien tus cartas, tu podrías haberte convertido en mi esposa en lugar de ella—. Phil no sabía de dónde había salido eso. Esperaba que Mary se lo tomara en broma. Porque era eso lo que era, ¿no?

—Echarías a correr si pensaras que yo estaba interesada en tener una relación contigo.

Phil se echó a reír.

—Y no pararía hasta que estuviera bien lejos. No me entiendas mal. Te quiero mucho, pero creo que nos volveríamos locos mutuamente si fuéramos pareja. Nos conocemos el uno al otro demasiado bien.

Phil se dio cuenta de que estaba completamente convencido de lo que acababa de decir, aunque nunca se lo había planteado conscientemente hasta entonces. ¿Era capaz de ser completamente abierto y honesto en una relación? Quizás ese había sido el problema desde siempre. No dejaba que nadie se le acercase lo suficientemente, al menos no la gente con la que acababa entablando una relación sentimental.

—Así que tú crees que guardar secretos y no contárselo todo a tu pareja es la receta para una relación exitosa. Basándome en eso, no me extraña que sigas solo. Y sí, no hace falta que me recuerdes que yo también estoy sola. Las relaciones no son mi prioridad en este momento. El intentar averiguar lo que quiero hacer con mi vida sí que lo es. No necesito complicaciones añadidas. Y por supuesto, sospecho que muchos hombres no me encontrarían lo suficientemente atractiva y sexy como para ser la candidata ideal para una relación.

—Tú ya te descalificas antes de intentarlo siquiera, querida Mary. Pero estoy seguro de que podemos seguir hablando de ello cuando estés aquí. ¿Cuándo será?

—Tendré que hablar con mis jefes, con los de personal y con los otros médicos, pero no hay vacaciones escolares a la vista ni nada de eso, así que puede que tengamos suerte. Hablaré mañana con todo el mundo, si puedo, y te diré algo.

—Muy bien. Espero que sea pronto.

—¿Por qué? — ella sonó recelosa.

—Porque el bufete acaba de aceptar la defensa de un escritor, y sé cuánto te gusta leer y escribir.

—Ah, ya veo. Sí, tienes razón. Y quizás si empiezo a escribir otra vez eso también ayude. ¿De qué va el caso?

—Probablemente te enterarás dentro de poco, pero no te puedo dar información confidencial hasta que sepa que el bufete está de acuerdo en que colabores, y sepa que vas a venir seguro. Si no resultaría muy descuidado, por no decir nada ético, de mi parte.

—Por supuesto. Entonces, hablamos mañana.

—Hasta mañana.

—¿Phil?

—¿Qué?

—Has hecho un buen trabajo.

—¿A qué te refieres?

—Primero a lo bien que has soportado mis quejas, pero más que eso, a lo bien que has echado el anzuelo. Has conseguido que me intrigue el caso.

Él alzó el puño en celebración. “¡Sí!” pensó.

—Solo algo que se me ocurrió de repente mientras hablábamos.

—Sí, por supuesto… Buenas noches.

—Buenas noches.

Mary volvió a llamar a Phil al día siguiente y confirmó que iría a pasar un par de semanas con él.

—Llegaré el sábado por la mañana, si te va bien. Pero, en serio, dímelo si voy a estar estorbando. Siempre puedo reservar una habitación. En un hotel o algo así.

—No, no, eso no hará falta. Puedes quedarte aquí conmigo. Ah, y he hablado con mi jefe de forma no oficial, y le interesa mucho tu perspectiva y opinión sobre el caso, tanto desde el punto de vista psiquiátrico como de otro del mundillo.

—¿Del mundillo?

—Le dije al Sr. Wright que también eres escritora. Estaba tan interesado que incluso ofreció uno de los apartamentos de la empresa para que te quedaras allí mientras estés en Nueva York. Tienen varios para clientes importantes que vienen de fuera de la ciudad y para abogados recién llegados. Le dije que ya lo habíamos organizado todo, pero hablaba en serio.

—¿Y por qué está interesado en mi opinión psiquiátrica?

—Ya hablaremos de eso cuando estés aquí. Te estaré esperando con impaciencia el sábado por la mañana.

 

Gracias a todos por leer, a Ernesto Valdés, por la portada tan estupenda, y ya sabéis, dadle al me gusta, comentad, compartid y si queréis hacer clic, os dejo enlace a Una vez psiquiatra… que para celebrar está disponible a solo $0.99

Una vez psiquiatra...
Una vez psiquiatra…

Una vez psiquiatra… Y si váis a la página de Libros encontraréis muchos otros enlaces al libro en otros sitios (y en papel también).

 

By OlgaNunez

I was born in Barcelona and after living in the UK for many years have now returned home. I teach English, volunteer at Sants 3 Ràdio, a local radio station, I'm a writer, translator (English-Spanish and vice-versa) and I'm a medical doctor and worked in Forensic Psychiatry many years. I also have a BA and a PhD in American Literature and Film, and a Masters in Criminology. I've always loved books and apart from writing them I review them often.
I write a bit of everything, check my books for more information and my about page for links.
My blog is bilingual, English and Spanish.

8 replies on “#GRATIS precuela de Una vez psiquiatra… y nueva portada.”

authortranslatorOlga » Blog Archive » #GRATIS Capítulo 4 Una vez psiquiatra…Los inicios Y promociónsays:

[…] Capítulo 1  […]

authortranslatorOlga » Blog Archive » #GRATIS Capítulo 5 de la precuela de Una vez psiquiatra… #lectura recomendadasays:

[…] Capítulo 1 […]

authortranslatorOlga » Blog Archive » #Nuevolibro GRATIS Una vez psiquiatra… Los inicios Ya está disponible y capítulo 6.says:

[…] Capítulo 1 […]

authortranslatorOlga » Blog Archive » #GRATIS Capítulo 7 de Una vez psiquiatra… Los inicios. Y ya solo queda uno!says:

[…] Capítulo 1 […]

[…] Capítulo 1 […]

Comments are closed.

GET MY FREE BOOKS
%d bloggers like this:
x Logo: Shield Security
This Site Is Protected By
Shield Security