Categories
GRATIS Una vez psiquiatra. Los inicios

#GRATIS El último capítulo de Una vez psiquiatra… Los inicios

Hola a todos. Sí, hoy comparto el último capítulo de Una vez psiquiatra… Los inicios. Aunque he completado el borrador (en inglés) de la siguiente historia en la serie, no planeo compartirla aún, no os preocupéis. Pero habrá reseñas, os pondré al día de lo que he estado haciendo, y seguro que alguna otra cosa se me ocurrirá (ah, y planeo una promoción de mis servicios de traducción).

Por si se os ha pasado Una vez psiquiatra… Los inicios ya está a la venta, gratis en todas partes (bueno, en las que me han dejado de momento. Por cierto, si véis que no lo estáis podéis hacerme el favor de informar a Amazon copiando el enlace de una de los sitios donde está disponible gratuito, ya que mucho caso parece que no me hacen).

Una vez psiquiatra. Los inicios. Olga Núñez Miret. Portada de Ernesto Valdés
Una vez psiquiatra. Los inicios. Olga Núñez Miret. Portada de Ernesto Valdés

Una vez psiquiatra… Los inicios Olga Núñez Miret

¿Hasta dónde llegaría un escritor por conseguir una historia única? Esa es la cuestión que le plantea a la psiquiatra Mary Miller el primer misterio/thriller de su carrera. Conoce a los personajes principales de esta serie de thrillers psicológicos GRATIS y pon a prueba tu intuición y tu ingenio con esta novela corta sobre el precio de la ambición.

La doctora Mary Miller es una joven psiquiatra que sufre una crisis de vocación. Su amigo Phil, abogado criminalista que trabaja en Nueva York, la invita a visitarle y a asesorar a su bufete en el caso de un escritor al que acusan de un grave asalto. Su víctima llevaba tiempo acosándolo y acusándolo de haberle robado la historia de su vida, que él había convertido en un best-seller. El autor lo niega y alega autodefensa. Cuando la víctima muere, las cosas se complican aún más. La frontera entre la verdad y la ficción se difumina y secretos y mentiras salen a la luz.

Una vez psiquiatra… Los inicios es la precuela de Una vez psiquiatra… un volumen que recoge tres historias en las que Mary, con su experiencia como psiquiatra, ayuda a solucionar una variedad de casos, desde asuntos de religión y raza, pasando por el asesinato de un policía, y en la última historia, Mary se enfrenta cara a cara con un asesino en serie.

Si os gusta esta novela corta, no os olvidéis de que podéis leer más aventuras de Mary. Y aún quedan muchas por contar.
Aquí podéis ver una muestra en vivo y en directo:

AMAZON (e-book) KOBO NOOK APPLE    SCRIBD

PAGE FOUNDRY

Y ahora, como os había prometido, el último capítulo.

8.     La verdad 

Como parte de su formación continuada, Mary cambió de trabajo, y aunque solo estaba a unas millas de donde vivía, suponía algunos ajustes y acostumbrarse a una nueva rutina. Cuando sonó su teléfono una mañana a las 6:30, saltó de la cama, pensando que estaba de guardia. Entonces recordó que no lo estaba y se preguntó quién la llamaría tan temprano.

—Hola, Mary. Espero no haberte despertado.

—¡Phil! Creí que me llamaban del trabajo.

—¿Estás de guardia?

—No, pero tardé un poco en recordarlo. No me llama mucha gente a esta hora de la mañana. ¿Pasa algo?

—¿Eh?… No, no. Nada malo. ¿Estás siguiendo el juicio? ¿El de Fenton?

—No muy de cerca. He leído algún artículo sobre ello y algo vi en las noticias, pero no le he dedicado mucha atención. Hace poco que cambié de trabajo y siempre es algo frenético. ¿Cómo va?

—Es todo muy raro. Lance se fue a trabajar para la Fiscalía y está ahí sentado en la mesa del fiscal. No ha abierto la boca, pero es inquietante. Wright intentó hablar con la jueza para que lo echara, pero el nombre de Lance no aparece en ninguna de las declaraciones y no estaba en el listado oficial. Ella le advirtió al fiscal que no solo echaría a Lance de la sala, sino que desestimaría el caso por un tecnicismo si usaban cualquier información privilegiada a la que no deberían tener acceso. Pero eso ha dejado el juicio completamente abierto.

—Suena difícil.

—Bueno, yo no creo que ellos tengan un caso sólido con evidencia. Hay muchísimas pruebas del comportamiento perturbado de Green, y Fenton siempre intentó hacer lo correcto.

“Sí, ya”, pensó Mary.

—¿Y cuándo esperáis que se acabe todo?

—Nunca se puede ser muy preciso en estas situaciones, pero supongo que el viernes. Por eso te llamaba. ¿Podrías tomarte el viernes libre y venir? Quizás podrías llegar el jueves por la noche y quedarte el fin de semana, si te puedes escapar. Percy sugirió que quizás te gustaría estar presente, y me parece una gran idea. Especialmente si estás pensando en dedicarte a hacer de testigo pericial en el futuro. La mayoría de la gente cree que sabe cómo es porque lo han visto en series de televisión y en películas, pero no es así.

—No me toca trabajar este fin de semana. Intentaré conseguir que me den el viernes libre. Me gustaría ver cómo se resuelve el caso. Tengo la impresión de que será interesante.

—Probablemente te llevarás una desilusión, pero siempre podemos hacer algo que valga la pena el fin de semana, y estoy seguro de que a Ryan le encantaría volver a verte.

—¡Oh, Phil! ¡Déjalo estar!

—¡Solo era una broma! —Él se rio—. Llámame. ¡Que tengas un buen día!

Mary consiguió permiso para tomarse un día de vacaciones y el doctor que estaba de guardia el viernes accedió a ocuparse de sus pacientes. Llamó a Phil para confirmarle que iba a ir, y el jueves, como habían quedado, él fue a recogerla a la estación de tren. Durante el viaje en taxi, Mary preguntó:

—¿Así que mañana será el último día?

—Es muy posible. Les toca a ellos interrogar al agente de Fenton mañana por la mañana. Y después de eso… bueno, eso es todo. Los alegatos finales, y entonces ya todo queda en manos del jurado. Puede que no oigamos el veredicto mañana, pero no creo que tarde demasiado.

—¿Y cómo ha ido hasta ahora?

—Aparte de la evidencia de que cuando se defendió Fenton usó mucha fuerza, no hay nada en concreto contra él. Varios testigos hablaron sobre el comportamiento de Green y sobre cómo llevaba meses acosándolo sin parar.

Mary se quedó callada un rato.

—Siempre supuse que el verdadero protagonista de la novela, el verdadero David Collins, como sea que se llame en realidad, acabaría presentándose.

—¿Para qué?

—Supongo que aumentaría la credibilidad de la historia de que Green no estaba bien y que sus sospechas no tenían fundamento.

—Quizás no crea que haya el menor riesgo de que Fenton acabe viéndose metido en serios problemas. Autodefensa. Y si es una persona tan reservada, quizás no esté al alcance de los medios de comunicación y no le hayan llegado las noticias.

Mary negó con la cabeza.

—Muy poco probable. Hace tiempo que se habla del juicio. Y ha aparecido en todas partes. No importa, solo era una reflexión.

A la mañana siguiente fueron al juzgado. Percy y Steve estaban sentados a la mesa de la defensa con Fenton. Phil cogió a Mary del brazo y la hizo sentarse a su lado, en el banco detrás de ellos. Ryan apareció al cabo de unos minutos y se sentó a su derecha. Percy y Steve se dieron la vuelta y los saludaron.

En la mesa del fiscal se encontraba un hombre afroamericano muy atractivo, con un traje azul marino, hablando animadamente con Lance. Phil se dio cuenta de que Mary los miraba.

—El fiscal. Stanton —le dijo.

Wright miró de soslayo a la fiscalía.

—Me pregunto de qué estarán hablando. Uno no se imaginaría que las cosas les están yendo tan mal viendo lo animados que están.

Fenton se giró brevemente y saludó con la cabeza. A Mary le dio la impresión de que no estaba demasiado contento de verla. Pero el escritor tenía cosas más importantes de las que preocuparse y quizás era cosa de su imaginación.

La jueza Pearson, una mujer de unos sesenta y pocos años, pelirroja y con el pelo rizado, entró, anunciada por el secretario judicial, y se levantaron todos. Después de decirles que se sentaran, empezó el proceso. Aunque Mary no había llegado a conocer a Mike Spinner, el agente de Fenton, no esperaba nada nuevo de su declaración. Stanton le preguntó sobre su historial y luego lo que sabía sobre los orígenes del libro. También le hizo unas pocas preguntas sobre el comportamiento de Green. Todo parecía encajar con la versión de lo sucedido que había dado Fenton. El fiscal se acercó a su mesa, miró un papel que le mostraba Lance, y volvió andando lentamente al estrado de los testigos.

—Señor Spinner ¿se habló alguna vez de una orden judicial de alejamiento?

—¿Una orden judicial de alejamiento? Hablé con uno de mis abogados sobre el tema, pero era todo muy complicado debido a las giras y al viajar constantemente, que dificultaría fijar las condiciones. Y aunque se impusiera una condición de mantenerlo a una cierta distancia, si hubieran aceptado, con el interés del público y tanta gente yendo y viniendo… No hubiera sido posible implementarla. No hubiese funcionado. No valía la pena.

—Así que nunca oyó al señor Fenton o al señor Green hablando de una orden judicial —repitió Stanton.

—No. En realidad no.

—¿En realidad no? —Stanton, que se había dado la vuelta y se dirigía hacia su colega, se giró y fijó los ojos en el testigo.

—El testigo ya ha respondido a la pregunta, Su Señoría —protestó Steve.

—No, en realidad no —respondió la jueza Pearson, sonriendo—. Continúe.

Asintió, mirando a Stanton. Mary observó que a Fenton se le ponía el cuello rojo.

—Quiero decir… La última vez que Green vino a una sesión de firmas del libro, me llamaron para que fuera a hablar con el dueño de la librería, y los dos oímos un alboroto. Para cuando llegué allí, dos de los guardias de seguridad se estaban llevando a Green a rastras. Los guardas me contaron más tarde que Green había conseguido acercarse a la mesa, colocándose una identificación como las que llevaban los empleados de la librería, se puso al lado de Fenton y le susurró algo al oído. Ellos me dijeron que Fenton le respondió algo en voz muy baja, que ellos no pudieron oír, y les hizo gestos para que se acercaran, y mientras se lo llevaban, una vez fuera de la librería, Green dijo que ninguna orden judicial le impediría decir la verdad, o algo parecido. Nada nuevo, aunque no sé de dónde salió la idea de la orden judicial.  Más tarde le pregunté a Oliver, el señor Fenton, pero me contestó que Green le había dicho lo de siempre, que había usado su historia y que conseguiría que le indemnizaran. Nada más.

Steve parecía estar a punto de levantarse y protestar, Mary supuso que “testimonio de oídas”, pero Percy lo detuvo. Parecía intrigado.

—Gracias.  —Stanton cogió un papel que le ofrecía Lance. Volvió a dirigirse al estrado del testigo y le mostró el papel a Spinner—. ¿Reconoce este número de móvil?

—No. Pero no tengo muy buena memoria para los números de teléfono. Si quiere puedo comprobar la agenda de mi teléfono…

—¿No es el número del acusado?

—No, no. Ese número me lo sé de memoria.

Stanton sonrió y dijo que eso era todo. A Spinner le dijeron que se podía ir y bajó del estrado.

—Queremos volver a llamar al estrado a Oliver Fenton —anunció Stanton.

Percy, Steve y Fenton se miraron entre sí.

—Necesito consultar con mi cliente —dijo Percy, poniéndose en pie.

—Nos tomaremos un breve receso. Volvemos en media hora —dijo la jueza Pearson.

Una vez que la jueza se fue, Percy se volvió hacia Phil y Ryan.

—Venid con nosotros. Tú también, Mary.

—¿Al señor Fenton no le importa? —preguntó Mary.

Fenton se giró a mirarla y sonrió, con los labios tan apretados que se habían convertido en una línea blanca.

—Por supuesto que no me importa. ¿Crees que te tengo miedo? Sé que no tienes superpoderes y no puedes leer mi mente. Y de todas maneras, no tengo nada que ocultar.

Mary se encogió de hombros y les siguió. Fueron a una sala adyacente mientras el guarda se quedaba fuera.

—A ver. ¿Qué es todo eso de una orden judicial? —preguntó Percy tan pronto como se hubieron sentado todos.

—Yo no sé nada sobre ninguna orden judicial. Cualquiera sabe lo que pudo haber dicho. Alguna locura que debió metérsele en la cabeza —respondió Fenton, despectivamente.

—¿Y el número de móvil? —preguntó Ryan.

—¿Qué número de móvil?

—Evidentemente la fiscalía le preguntó a tu agente por un número de teléfono móvil. ¿Hay algo de lo que debamos preocuparnos? —preguntó Percy.

—¿Por qué no protestaron cuando Mike dijo todo aquel bla, bla bla? Todo eran rumores. Green susurró alguna cosa. Yo le dije alguna otra cosa. No quiere decir nada. ¿Qué podría haber dicho que venga al caso?

—Las sorpresas no son buenas en este negocio, Fenton —dijo Wright —. Podemos prepararnos para casi cualquier eventualidad, pero no para lo que no sabemos.

Fenton suspiró.

—Ya os lo he dicho. Siento mucho que haya muerto, pero el hombre estaba chiflado —dijo, bajando la mirada.

—De acuerdo —asintió Percy. Entonces se volvió hacia Mary—. ¿Alguna pregunta, doctora Miller?

—Me estaba preguntando… —Fenton levantó la cabeza y le lanzó una mirada de odio— ¿Por qué susurró Green? Había gritado a pleno pulmón diciéndole a cualquiera que le escuchase que habías usado su historia. ¿Por qué susurrarte al oído? No tiene sentido. Debe haberte dicho alguna otra cosa. ¿Por qué mencionaría contar la verdad y que nadie se lo podría impedir? Si se tratara de la misma acusación, ya había contado la verdad. Y no me respondas que estaba loco. Eso no lo había hecho con anterioridad y desde luego, había sido consistente y vociferante. Debía tener una buena razón. Una razón por la que acabó muerto.

Fenton se levantó de la silla tan de prisa que esta cayó al suelo, con un estrépito que resonó por toda la sala.

—Te crees que lo sabes todo. ¿Pero qué sabes en realidad?

—Ese hombre estaba obsesionado con la verdad. Debió descubrir algo, o sospechaba algo, pero sin saberlo a ciencia cierta. Por eso te lo susurró en lugar de gritarte como siempre. Tu reacción confirmó sus sospechas —respondió Mary, que seguía sentada mirándole, hablando en voz baja y con gesto tranquilo.

—¿Ah sí? ¿Y qué crees que era eso? Quizás tienes superpoderes de verdad —la desafió Fenton.

—No tengo ni idea, aunque si tuviera que apostarme algo… Te inventaste toda la historia. El libro es una obra de ficción. No, no usaste la historia de Green, porque no usaste la historia de nadie. Te limitaste a inventártela. Y él debió llegar a esa conclusión de alguna manera. Quizás te contradijiste en algún momento, o quizás hizo comprobaciones y descubrió que no habías estado de voluntario en ninguna línea telefónica de ayuda. Fueran las que fueran las circunstancias, cuando te lo dijo, tú le amenazaste con una orden judicial.

Fenton había palidecido y estaba temblando ligeramente.

—El acoso era una cosa, pero eso me podría haber costado la carrera. Siempre ha habido escándalos por plagio y por tomarse libertades con la verdad en el mundo literario pero eso… Habría supuesto el fin de mi carrera justo al principio. Conseguí un móvil sin registrar, y le llamé. Yo planeaba verme con él en algún sitio discreto y ofrecerle dinero a cambio de que mantuviese la boca cerrada y desapareciese, pero cuando le llamé me dijo que no perdiera el tiempo y que no lo podría comprar. Que quería convertirme en un ejemplo por explotar ese tema y aprovecharme de una mentira, de algo que había destruido y dañado a tanta gente. Entonces le dije que había obtenido una orden judicial contra él y que ya no podría seguirme por todas partes o presentarse en mi apartamento nunca más. Sabía que eso le provocaría y se presentaría allí. Y eso sería ideal para mí, ya que estaría invadiendo mi casa y podría alegar autodefensa. Envié al recepcionista fuera con una excusa y le esperé, escondido. Cuando llegó, le di la oportunidad de aceptar algo de dinero e irse, pero se negó. Se dio la vuelta diciéndome que iba a hablar con la prensa y…

Percy estaba horrorizado. Steve, Phil y Ryan se habían puesto de pie y se estaban mirando los unos a los otros, sin saber qué decir.

—Deben tener una grabación de la llamada telefónica… O por lo menos un registro —dijo Steve —. Y deben haberla conectado contigo. Es evidencia de asesinato. Lo habías planeado.

—¡Pero no murió allí en aquel momento! ¿No podemos ir a por el hospital, acusarles de negligencia? —preguntó Fenton.

Phil negó con la cabeza.

—La cadena causal es muy clara.

—¡Pero me había estado acosando!

—Sí, pero ese no fue el motivo de su acción. La autodefensa no funcionará si tienen la llamada —dijo Ryan.

—¡Me someteré a la evaluación mental! —gritó Fenton.

Mary negó con la cabeza.

—Puedes solicitar otra opinión, pero…

Percy se encogió de hombros.

—No vale la pena. Lance conoce a Fenton y estaba presente cuando hablamos de su estado mental. Sabe que se negó a que le evaluaran. Aunque no puede testificar sobre eso, no tendrán ninguna dificultad para encontrar un experto que diga que no hay evidencia de ningún trastorno mental. Por lo menos ninguno que pudiera librarlo alegando locura. Y no creo que nos vaya a ser demasiado fácil encontrar a alguien dispuesto a decir lo contrario.

—¿Y entonces qué hacemos?

—Tendrá que declararse culpable. Podemos alegar el exceso de trabajo, el estrés, el acoso, pero dependerá de lo generosos que se sientan. Intentaremos negociar una reducción de condena —dijo Phil.

El empleado del juzgado llamó a la puerta.

—Hora de volver a la sala.

Una vez dentro, cuando la jueza hubo vuelto a la sala, Percy se acercó a ella. Después de escucharle, llamó a Stanton. Los dos abogados charlaron unos instantes y la jueza suspendió el juicio. Esta vez Pearson, Stanton, Lance, Wright y Steve se reunieron en privado.

El público esperó fuera.

—¿Cómo lo supiste? —le preguntó Ryan a Mary.

—No lo sabía seguro. Se me ocurrió esa posibilidad cuando me puse a hablar. Y la reacción de Fenton me lo confirmó.

—Quizás tienes superpoderes —bromeó Phil.

Mary se rio.

Poco después, volvieron a la sala. Hubo un cambio de declaración y la jueza aplazó la sesión para dictar sentencia.

—Extraordinario —dijo Percy cuando salían, dándole la mano a Mary —. De veras confío en que trabaje para nosotros en el futuro.

—Muchas gracias. Estoy muy ocupada en mi trabajo actual, pero tengo que reconocer que esto es muy interesante.

—Y puedes hacer los cursos de formación que te parezcan necesarios, a nuestra costa.

—¡Gracias!

Phil vio como Lance se dirigía hacia la puerta y le llamó.

—Eh, Lance, ¿ya no te acuerdas de tus amigos?

—¡Hola chicos! Mary… —Le sonrió afectuosamente.

—Vamos, dinos. ¿Qué teníais? —le preguntó Ryan, dándole palmaditas en el hombro.

—No seas malo. Ya sabes que no puedo contarlo. Es información confidencial. ¡Hasta pronto!

Ryan masculló algo sobre secretos y salieron todos del juzgado.

 

El caso fue noticia importante en los medios de comunicación: televisión, radio, periódicos… Por supuesto también escribieron un libro sobre ello poco después.

Mary fue a varios de los cursos de formación, sobre cómo escribir informes, hacer de perito judicial, y estudió el funcionamiento del sistema de justicia criminal.

Aproximadamente un año después del juicio, Phil llamó a Mary.

—Tengo buenas noticias.

—¿Sí? Cuéntame.

—¿Recuerdas que te dije que Wright estaba pensando en ampliar el bufete? Ha accedido a que monte una sucursal del bufete en el Sur. No he decidido aún si en Savannah o Atlanta. Tengo que ir y comprobarlo todo a fondo. Me ha otorgado total independencia, así que planeo aceptar muchos casos gratuitos, contratar a abogados locales y…

—Ser más éticamente correcto.

—¡Exactamente! Lo mejor de los dos mundos. No dejo el bufete, pero tampoco apruebo sus prácticas ni las sigo.

—Suena perfecto.

—¿Qué me dices? ¿Te apetece un viajecito al Sur?

—¡Pensaba que no me lo ibas a preguntar nunca!

El fin (del principio)

Por si os habéis perdido alguno de los capítulos, aquí os dejo los enlaces (en cuanto pueda añadiré una página con los enlaces por si preferís volver con más tiempo en otro momento).

Capítulo 1

Capítulo 2

Capítulo 3

Capítulo 4

Capítulo 5

Capítulo 6

Capítulo 7

Y esta es la última semana en que Una vez psiquiatra… está disponible solo a $0.99. ¡Luego no digáis que no os he avisado!
Hoy en lugar de la descripción, podéis leeros una muestra directamente desde aquí.

Y unos cuantos enlaces:
AMAZON (e-book) KOBO NOOK APPLE SCRIBD

PAGE FOUNDRY   PAPEL

Gracias a todos por leer, y ya sabéis, dadle al me gusta, comentad, compartid y haced CLIC!

GET MY FREE BOOKS
%d bloggers like this:
x Logo: Shield Security
This Site Is Protected By
Shield Security