Categories
GRATIS Una vez psiquiatra. Los inicios

#GRATIS Capítulo 7 de Una vez psiquiatra… Los inicios. Y ya solo queda uno!

Hola a todos:

Una vez psiquiatra… Los inicios ya está a la venta, gratis en todas partes (bueno, en las que me han dejado de momento).

Una vez psiquiatra. Los inicios. Olga Núñez Miret. Portada de Ernesto Valdés
Una vez psiquiatra. Los inicios. Olga Núñez Miret. Portada de Ernesto Valdés
Una vez psiquiatra. Los inicios. Olga Núñez Miret. Portada de Ernesto Valdés
Una vez psiquiatra. Los inicios. Olga Núñez Miret. Portada de Ernesto Valdés

Una vez psiquiatra… Los inicios Olga Núñez Miret

¿Hasta dónde llegaría un escritor por conseguir una historia única? Esa es la cuestión que le plantea a la psiquiatra Mary Miller el primer misterio/thriller de su carrera. Conoce a los personajes principales de esta serie de thrillers psicológicos GRATIS y pon a prueba tu intuición y tu ingenio con esta novela corta sobre el precio de la ambición.

La doctora Mary Miller es una joven psiquiatra que sufre una crisis de vocación. Su amigo Phil, abogado criminalista que trabaja en Nueva York, la invita a visitarle y a asesorar a su bufete en el caso de un escritor al que acusan de un grave asalto. Su víctima llevaba tiempo acosándolo y acusándolo de haberle robado la historia de su vida, que él había convertido en un best-seller. El autor lo niega y alega autodefensa. Cuando la víctima muere, las cosas se complican aún más. La frontera entre la verdad y la ficción se difumina y secretos y mentiras salen a la luz.

Una vez psiquiatra… Los inicios es la precuela de Una vez psiquiatra… un volumen que recoge tres historias en las que Mary, con su experiencia como psiquiatra, ayuda a solucionar una variedad de casos, desde asuntos de religión y raza, pasando por el asesinato de un policía, y en la última historia, Mary se enfrenta cara a cara con un asesino en serie.

Si os gusta esta novela corta, no os olvidéis de que podéis leer más aventuras de Mary. Y aún quedan muchas por contar.
Aquí podéis ver una muestra en vivo y en directo:

AMAZON (e-book) KOBO NOOK APPLE SCRIBD

PAGE FOUNDRY

Pero lo prometido es deuda, y hoy os traigo el capítulo 7. Y la semana que viene, EL ÚLTIMO CAPÍTULO.

7.     Conocimiento interno

 

Mary colgó el teléfono, sonriendo. Estaba segura de que Phil se estaría preguntando cómo sabía que Lance había dejado el trabajo, pero dudaba que sacara la conclusión correcta. Por supuesto que él no conocía el contenido de su conversación con Lance en los Hamptons, pero eso no era todo. A veces sus ideas fijas y preconcebidas le cegaban y no le dejaban ver lo que debiera haber sido evidente. Pero quizás fuera mejor así. Mary había decidido, de antemano, hacer ver que estaba sorprendida cuando le comunicara la noticia, pero al final no lo había conseguido. Era muy afortunado que él no hubiese llegado a la conclusión correcta, ya que no quería que la posición de Phil se viera en peligro por las decisiones y el comportamiento de ella.

Ya sabía que Lance se había largado… Sí, porque Lance la había llamado por teléfono. Si Phil la hubiese telefoneado el martes, o el miércoles temprano, habría sido una sorpresa de verdad, pero Lance la había llamado el miércoles por la noche. Acababa de llegar a casa después de un largo día de trabajo y su teléfono estaba sonando cuando entró en el apartamento. Agarró el auricular y dijo: “¡Hola!”, convencida de que había llegado tarde.

—Hola. ¿Mary? ¿Te acuerdas de mí?

La voz le resultó familiar y solo tardó unos segundos en recordar de dónde.

—¿La… Lance? Pero… ¿cómo conseguiste mi número?

—El que la sigue la consigue. No me costó demasiado, pero no quiero causarle problemas a nadie. Después de nuestra conversación del sábado quería volver a hablar contigo.

—De acuerdo.

—Quizás sea mejor que te sientes.

Mary le obedeció, preguntándose qué iría a decirle.

—Pensándolo bien, quizás no te resulte tan sorprendente después de nuestra charla. Dejé el bufete de Wright el lunes por la mañana.

—¡Vaya, vaya!

—Bueno, cuando me fui el domingo, y por cierto, perdona por no deciros adiós, pero necesitaba tiempo para pensar, me pasé el rato dándole vueltas y más vueltas en la cabeza a lo que había pasado y a todo lo que habíamos hablado. Y para cuando llegué a casa había decidido que tenía que hacer algo. Que necesitaba reparar el daño. Tenía que pagar por lo que había hecho y por las consecuencias de mis actos.

—Pero no fueron tus…

—Lo sé, lo sé. Me acuerdo de lo que me dijiste. Pero sigo sintiéndome culpable. Sabía que no podía seguir trabajando con Oliver Fenton. No podía defenderle. Y al seguir pensando en ello me di cuenta de que tampoco podía seguir trabajando en el bufete de Wright. Una ética dudosa y ambiciones similares a las suyas ya habían resultado en la muerte de un hombre inocente y torturado. Me asustaba pensar cuánto más daño podría hacer si seguía dedicándome a ese tipo de trabajo. Así que me presenté allí el lunes y simplemente le dije que me iba, que me importaban demasiado la ética y la moralidad como para seguir trabajando allí, o algo parecido. Y me largué. Antes de ir estaba convencido de que me iba a poner nervioso, o sentirme asustado o preocupado, pero no. Solo me sentí libre.

—¿Y ahora qué vas a hacer?

—¡Eso es lo mejor de todo! Tan pronto como puse los pies fuera del edificio caí en ello. Soy abogado. Hasta ahora había hecho mucho daño porque solo me importaba la fama y mi propia reputación, pero la ley me ayudaría a conseguir lo que debería ser la meta fundamental de cualquiera que se dedique a la profesión, la Justicia. Así que fui al despacho del Fiscal General y le ofrecí mis servicios. Mi única condición era que quería trabajar en el caso contra Fenton. No como fiscal principal, pero al menos formar parte del equipo. Accedieron a que me encargase del caso, aunque fuese extraoficialmente, bajo supervisión.

—¡Fantástico!

—Y esa es la razón por la que quería hablar contigo. Quería contarte la noticia, pero también quería hablar contigo del caso. Si te parece que puedes hablar sobre él, por supuesto. Lo entenderé si crees que no debieras, ya que sé que tu posición al respecto no quedó muy clara.

—No sé si te seré de gran ayuda, pero Fenton se negó a ser evaluado y aparte de mi opinión sobre su estado mental, no hay ningún documento, ni contrato, ni informe que yo haya firmado. Supongo que como mucho se consideraría un testimonio de oídas y no tendría validez alguna en el juicio. Personalmente, no le considero mi cliente, y aunque Percy Wright dijo que quería trabajar conmigo en el futuro, no lo pusimos por escrito ni formalizamos nada. Y no hubo intercambio de dinero. Y hablando de ese tipo de cosas, ¿cómo puedes pasarte de un bando al otro? ¿No habrá problemas con respecto a información privilegiada y todo eso?

—Oficialmente será el Fiscal del Distrito el que llevará el caso. Y como Wright insistió en estar al mando y que toda la responsabilidad fuera suya, yo no estoy inscrito en la documentación. Es Percy Wright y equipo. Bueno, como ya debes haber notado, así es como trabaja él. Podríamos tener dificultades más adelante, pero confiamos en que Fenton se declarará culpable y eso nos ahorraría tiempo y esfuerzo a todos.

—¿A cambio de una reducción de cargos?

—No… Quizás una sentencia ligeramente reducida.

Se quedaron callados unos segundos. Al final, Mary acabó preguntando:

—Dijiste que querías hablar conmigo sobre el caso. Como te dije, no estoy segura de poder ayudarte, pero pregúntame y ya veremos.

—Me di cuenta, por tu respuesta a la señora Roberts el sábado y por la conversación que mantuvimos después, que no parecías estar muy de acuerdo con la versión de los hechos que nos dio Fenton. Por lo poco que sé de ti me dio la impresión de que aunque quizás no te guste el tipo personalmente, había alguna otra razón.

Mary también se había estado preguntando por qué Fenton la hacía sentir así.

—No es nada serio, pero tuvimos una conversación corta que me hizo quedarme pensando, y desde entonces he estado repasándola en mi cabeza.

—Cuéntame.

—Cuando se enteró de lo de la evaluación, decidió que yo quería saberlo todo de su vida desde su niñez y me ofreció una versión rápida de su biografía. Ok, fue breve, y es posible que decidiera no mencionarlo, pero considerando que había hablado de ello en detalle y que es algo tan fundamental para su libro, no mencionó para nada el haber trabajado en una línea de ayuda telefónica.

—Desde luego, es muy interesante.

—Entonces yo le pregunté si tenía alguna hipótesis de por qué Miles Green pensaba que había basado su libro en él. Yo sugerí que quizás él encajaba en los detalles que había proporcionado y me dijo que no era culpa suya. Y añadió: “Y no escribí sobre él. O sobre…”. Me dio la impresión de que se detuvo antes de decir algo más, algo que le pudiese incriminar. Pero no estoy segura de qué. Aunque me pregunto…

—¿Qué?

—Cuando terminé de leerme la novela, le comenté a Phil que a mí no me sonaba a real. No sé por qué, pero no me suena sincera.

Lance se quedó callado. A Mary le dio la impresión de que pasaron mucho rato así. Finalmente dijo:

—Ya te dije que no tenía nada específico ni que se pudiera usar en un juicio.

—Oh, creo que en eso te equivocas. ¿Algo más?

—Tampoco me convenció demasiado la secuencia de eventos y el tiempo que pasó. Hablaba como si Green llevase muchísimo tiempo acosándole, pero de hecho no hacía tanto. Ah, y mencionó una orden judicial de alejamiento, pero estoy segura de que nadie había hablado de eso antes. Al menos conmigo presente. La primera vez que Percy y su equipo se entrevistaron con él, dijo que la policía le había sugerido que revelase su fuente de información, pero nada más. Probablemente no es nada. Estoy basando todo esto en impresiones, una breve conversación a regañadientes con él, y un par de interacciones que observé con todo el equipo.

—Eres una mina de oro. Te debo una.

—Solo confío en que se haga justicia.

—Me mantendré en contacto contigo. Si no te parece mal.

—Por supuesto que no. ¡Buena suerte!

Por si os habéis despistado, aquí os dejo los enlaces a los otros capítulos:

Capítulo 1

Capítulo 2

Capítulo 3

Capítulo 4

Capítulo 5

Capítulo 6

Y hasta finales de Febrero Una vez psiquiatra… está en promoción especial, a solo $0.99. Hoy en lugar de la descripción, podéis leeros una muestra directamente desde aquí.

Y unos cuantos enlaces:
AMAZON (e-book) KOBO NOOK APPLE SCRIBD

PAGE FOUNDRY OYSTER PAPEL

Gracias a todos por leer, y ya sabéis, dadle al me gusta, comentad, compartid y haced CLIC!

 

GET MY FREE BOOKS
%d bloggers like this:
x Logo: Shield Security
This Site Is Protected By
Shield Security